The Art People

La apertura de dos nuevas galerías renueva el tejido artístico en la ciudad

También el pasado viernes se llevó a cabo una especie de botadura de otro espacio artístico en la ciudad.

La galería Ötzi de Cáceres abrió sus puertas este verano en una zona en la que no se suelen ver negocios de este tipo, en la calle Sánchez Manzano, la vía que une Antonio Hurtado e Isabel de Moctezuma. Su impulsor se llama Alberto Marcos, natural de Navalmoral de la Mata. Su idea, tal y como explica, «es poder dar su espacio a artistas jóvenes de la región». La galería comparte espacio con un taller de tatuaje, lo que permite que pueda estar abierta en horario comercial. El tatuador Eugenio Macías es el que se encarga de atender la sala.
Formado en Salamanca y también creador, considera que la ciudad puede recomoponer su circuito artístico con iniciativas como la suya. Él fue el primero en exponer en esta sala y desde el día 7 puede verse el trabajo de Julio Díaz, un cacereño de 32 años y Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca. «Con una pintura intensamente trabajada y cargada de significados, el artista presenta una serie de obras centradas en sus propias experiencias personales y en las que reflexiona sobre momentos importantes e íntimos de su pasado y los vincula con su presente». Esta muestra, que tiene el nombre de 'Cincuenta y siete' está compuesta por una quincena de obras.
El circuito de galerías privadas quedó un poco roto con el parón de María Llanos, que removió durante años el mercado de arte en la ciudad. La sala 'Croma' también hizo una interesante incursión en el mundo del arte, pero cerró.
'Casa Sin Fin', con una nómina de destacados artistas nacionales e internacionales, 'Lemon y Coco' y 'Belleartes', mantienen el pulso en una ciudad en la que este año Foro Sur, la feria de arte organizada por la Junta, volverá a reformularse y a celebrarse en primavera.