The Art People

Iván Ferreiro: "Hay que ser inmoral todo el rato y reivindicar el derecho a la inmoralidad"

Es probablemente el mejor disco de Iván Ferreiro (Nigrán, 1970) y es probable también que él lo sepa. Un año y medio dedicado a mirarse por dentro en su casa de Gondomar, el lugar desde el que arreglar las huidas. Más incluso de las que él mismo creía posibles

El resultado: Casa (Warner) y aunque sea imposible resumir, etiquetar, calificar este trabajo, el sencillo que lo adelantó El pensamiento circular es la aproximación más certera. Más de verdad que cualquier otra vez pasada que hayamos estado frente a frente, Ferreiro da una lección de autenticidad en una entrevista en la que terminamos convencidos de esa delicia de reivindicar el derecho que tenemos a la inmoralidad. Y sobre todo, qué tranquilidad da que lo haya hecho, le ha quitado a 'casa' toda su simbología ñoña.


¿Cómo es volver a casa? Bueno, depende de a qué casa vuelvas. Siempre huimos, cada acción que hacemos es una huidaUsted volvió a la suya... Sí, pero no sé si es más casa esa o ahora hablando aquí contigo. Realmente he pasado más tiempo de gira y haciendo discos que en mi casa escribiendo.

 

¿Qué es casa para usted? Tenía que poner nombre a lo que me estaba pasando, que era que tenía que parar y quedarme quieto en un sitio. Para mí casa es donde te quieren. Mi casa es donde están los que te quieren y te cuidan. Para mí mi casa es Gondomar, que hay mucha gente que me quiere, pero también estar solo y también ahora que llevo una semanas por ahí.

 

¿Y cómo fue ese momento en que decidió parar? Fue horrible. Tenía que parar, llevaba demasiado rato de un sitio a otro. Y tenía que parar en muchos sentidos, ocuparme de cosas...

 

Y de usted, ¿o no era hacia usted la mirada? Soy un padre y el que pone su nombre en los carteles, pero no tenía ninguna sensación de que tuviera que ocuparme de mí. Me di cuenta de eso en cuanto llegué a casa, vi de qué adolecía.

 

¿De qué? Cosas familiares. Siempre huimos, cada acción que hacemos es una huida. La gente dice que huir está mal, pero es lo que hacemos todo el tiempo. Y yo tenía que enfrentarme a todas esas huidas, a mí mismo, a mi casa, a los problemas de mis hijos y de mi familia, y me tocaba hacerlo sin anestesia. Pues sin anestesia es un frente a frente duro... Sí, porque la anestesia es irte cada fin de semana de gira. Cuando decidí que iba a parar me sentí agotado. Seis meses antes de acabar la gira lo decidí. Y ya no disfrutaba de los viajes, solo de los directos.

 

¿Era la primera vez que le pasaba? Bueno, siempre he pensado que la meta es el camino, el proceso mola más que la canción. De pronto me veía que en lugar de ir encantado a subirme a la furgoneta estaba agobiado y antes de cada concierto, agotado. Si tienes alguien enfrente con las cosas muy claras, sal corriendo

 

¿Fue duro? Me lo parece más ahora que cuando me pasaba. Luego fue realmente aterrador verme un viernes o un sábado por la noche en casa cambiando de canal en la tele. No sabía ni lo que se ponía en la tele los viernes o los sábados. Yo no lo sé... Pues ahora lo sé, y es horrible. Fue una parte complicada, y los primeros meses no estaba en casa, salía a la mínima excusa, tenía una hiperactividad... Y de todo eso ha creado uno de sus mejores discos, ¿lo cree así? Sí creo que es uno de los mejores que he hecho, porque es la primera vez en muchos años que lo escribo solo, que lo hago solo. No es lo mismo escribir y marcharte el jueves de gira. Me dio mucho vértigo ver un calendario en blanco. Llevaba 20 años con el calendario lleno y de pronto veía el calendario en blanco.

 

Paula Arenas

Fuente: 20 minutos
Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2871897/0/entrevista-ivan-ferreiro-casa-nuevo-disco/#xtor=AD-15&xts=467263